La evolución de las bodas a lo largo de la historia

Evolución menú boda

La evolución de las bodas a lo largo del tiempo es un hecho notorio. Podría decirse que hemos pasado en el tema de las bodas de la época de los seriales radiofónicos a la del Windows 10. A nadie le extraña ya ver un completo álbum de fotos en Facebook o Instagram de la boda de turno. Es más, es algo que casi se da por hecho.

food-trucks

De las bodas encorsetadas formalmente, con normas y formas muy estrictas, hemos evolucionado a un tipo de evento donde los novios personalizan su boda al máximo, otorgándole su sello propio. En los años 50 lo importante era casarse por la iglesia. Digamos que se concedía al acto de la ceremonia una importancia mucho mayor. También es cierto que era la única forma de casarse (por la iglesia), y a ser posible, sin que los novios se hubieran besado siquiera antes de la misma.

Lo cierto es que en pleno siglo XXI, cada boda es diferente. Se han puesto de moda en cuanto al banquete tendencias que quizá se hagan clásicas en el futuro, como las bodas tipo cocktail o buffet, con multitud de distintos tipos de canapés, o el catering de bodas.

¡Qué lejos quedan aquellas bodas en las que se hacía una simple merienda simbólica! ¡Por no hablar ya del traje negro de la novia!

Pero cuidado. Esto no significa que ahora se tire la casa por la ventana. La boda, como acontecimiento social, quizá como el acontecimiento social tipo, ha tenido también que adaptarse a las nuevas vicisitudes económicas. Hemos atravesado una profunda crisis, y las bodas han tenido que hacer frente también a esta crisis.

El gasto medio en banquete de bodas ha descendido en nuestro país de manera notable.

En el año 2003 el coste medio de una boda en España se situaba en 21.500€, pero en 2013 esta cifra quedaba reducida a los 13.590€ de media.

Eso sí, más de la mitad del gasto de una boda es imputable al banquete. Lo que pasa es que aunque el banquete sea el gasto principal, también es verdad que ha habido una caída de invitados. Hay cada vez menos invitados, hasta un 30 o 40 por ciento menos.

El menú de bodas sufre también las modificaciones propias de la evolución gastronómica. En los años 70 y 80 lo más típico eran los aperitivos, con marisco, el pescado (probablemente una merluza), el plato de ternasco asado y la finalización con la tarta nupcial. Además se trataba de quedarse bien lleno, como preparándose para el puro que el padrino ofrecía a los hombres, o los dulces o caramelos para mujeres y niños. Esto ha cambiado. Porque la gastronomía española ha cambiado. Imaginen lo lejos que queda la cocina de vanguardia española de Ferrán Adriá y otros grandes cocineros españoles de ese concepto de menú. Puede ser que las partes esenciales se sigan conservando, la estructura del menú, pero desde luego, dista mucho de ofrecerse lo que se ofrecía antes como un excelente manjar.

Últimas novedades en detalles de bodas

Así, en cuanto al aperitivo, éste suele ahora hacerse de pie, para facilitar la interrelación entre los invitados, su comunicación, que se cuenten como les va la vida a la vez que prueban diferentes canapés, como una tortilla a la evolución o un bombón de foie, digamos como ejemplo.

Las cremas de temporada han sido sustituidas por platos más elaborados para los entrantes, como un templado de foie y ensalada.

Es cierto que el pescado sigue siendo lo más habitual como primer plato. Pero es mejor que sea cómodo de comer, sin espinas y sin salsas que eliminen su sabor

Sigue existiendo el tradicional sorbete que tiene como objetivo limpiar el paladar entre los dos platos.

Respecto a la carne, solomillo y ternasco asado siguen siendo las principales elecciones. Se busca, en general, que la carne no tenga hueso e innovar en el modo de presentación y preparación.

La tarta nupcial también ha variado mucho. Ahora puede reservarse para la barra libre. Además está muy de moda sustituirlas por una mesa de dulces, que normalmente se consumirán a lo largo de la agitada noche de la boda por todos los invitados.

Y para finalizar con las tendencias, últimamente se ha heredado de América, la de los food trucks, o sea, el cambio del banquete de mesa y mantel por alternativas más próximas a la comida rápida, añadiendo a nuestro espacio caravanas customizadas, camionetas pequeñas o carritos. El food truck  o comida de camioneta, puede convertirse en  el menú de boda, sobre todo en una celebración íntima con pocos invitados, aunque lo más normal es que haga las veces de acompañamiento al cóctel, o incluso sustituya a la recena.

 

Solicitar presupuesto de catering