El catering para una comunión

El salón es fundamental en una comunión

Comidas para los más pequeños

Se acerca mayo, mes de las comuniones por excelencia. Es un momento de celebración para toda la familia. Se juntan familiares y amigos alrededor del niño que comulga. El catering para la celebración tiene que ser todo un éxito.

Los invitados a una comunión suelen ser en mayor medida los amigos del niño que comulga. El catering de la comida tiene que ir encaminado a satisfacerlos. Hay alimentos que tendrán más éxito que otros entre los más pequeños:

    • Pasta: Es el ingrediente principal para el primer plato de la mayoría de los menús infantiles en las comuniones. Macarrones, tortellinis, espaguetis… las tres opciones son buenas para los invitados más pequeños a una comunión si va acompañados de salsa de tomate y queso.
    • Carne: El pescado no suele gustar a los niños. Por ello, la mejor solución para el catering de una solución es poner carne de segundo plato. La carne a la plancha les parecerá sosa y los sabores de algunas salsas les pueden resultar extraños y hacer que no se terminen la comida. La solución es darles un filete de carne empanado que sea fácil de digerir para ellos.
    • Croquetas: Son el plato estrella del catering de este tipo de celebraciones. No hay ningún niño al que no le gusten las croquetas, siempre que hablemos de las de jamón. Pueden ser servidas al centro en platos para compartir, como parte de unos entremeses o con patatas fritas de forma individual. Desaparecerán de la mesa en el menor tiempo posible.

Lo mejor para acabar una comida es el chocolate

  • Postre: El final de la comida es el momento más complicado en un catering de comunión. Los niños están cansados ya de estar sentados y tienen ganas de irse a jugar. Tenemos que engancharlos para que se tomen el postre. Caben varias opciones. La primera es ponerles un helado o una tarta. El problema que podemos tener aquí es la cantidad ya que pueden cansarse sin terminar el postre. Una novedad en los últimos años es colocar una fuente de chocolate en la que los niños y los mayores puedan mojar distintos trozos de fruta o bollería. Es un postre divertido y rico que hará las delicias de todos los invitados a la comunión.

Alimentación y diversión, combinación ideal

Los niños han ido a la comunión a pasárselo bien. Es un día de fiesta en el que lo que quieren es jugar. Para que lo puedan hacer, debemos escoger para la celebración de la comunión un lugar con amplios espacios en los que puedan correr sin molestar al resto de los invitados.

La diversión parece que ha empezado con la fuente de chocolate del postre, pero ha podido comenzar mucho antes. A los niños les encanta ver cocinar e incluso ayudar en la cocina. Una buena opción de entretenimiento para los más pequeños si el cátering de la comunión lo permite es que los niños ayuden a los cocineros a elaborar sus platos. La edad de los niños influirá mucho, pero pueden ser tareas como rebozar las croquetas o la carne empanada o rallar el queso para la pasta.

Tras la comida es cuando comienza la diversión propiamente dicha. La contratación de payasos, magos o cualquier otra actividad para niños puede ser un servicio añadido del catering de una comunión. Todo para que el día de la comunión sea un éxito.

Amantel catering cuenta con una amplia experiencia en la celebración de comuniones. Nuestros jardines y salones harán posible que niños y mayores se diviertan por igual. Ponte en contacto con nosotros y te haremos un presupuesto acorde a tus posibilidades.

Solicitar presupuesto de catering