Celebrar una cata de vinos

cata-de-vino

Claves para elegir las copas

Amantel Catering es muy consciente de la importancia del turismo gastronómico. La historia de una zona también se aprende a través de su gastronomía. Enocultura y cultura gastronómica son pilares de la historia de nuestro país. La comida y el vino son dos elementos indivisibles.

Las catas de vino forman parte de los servicios de catering. Están diseñadas para que el cliente pueda disfrutar de exquisitos caldos, sin olvidar la buena combinación y el maridaje perfecto. Vamos a entender mejor la personalidad del vino de una zona si lo vinculamos con las comidas típicas de esa tierra.

copas de vino

Uno de los elementos más importantes a la hora de saborear y realizar una buena cata de vinos, es poder disfrutar de tener la copa de vino apropiada a cada caldo.

¿Por qué es tan importante la copa de vino en la cata de vino?

La copa debe favorecer la relación entre el catador y el vino. Por lo tanto, debe de potenciar y resaltar las cualidades organolépticas del vino. Es decir, la copa de vino ha de ayudar a ensalzar aquellas características del vino. Impulsará la buena percepción del caldo a través de todos los sentidos. Nos ha de permitir ver mejor el color del vino, oler su aroma y apreciar su sabor.

Aunque hoy en día la sofisticación, los diferentes diseños de copa y la diversidad de tipos de uva nos complican lo esencial, no tenemos que olvidar que el objetivo principal en una cata de vino es disfrutar al máximo de los vinos.

Por eso, desde Amantel Catering hemos preparado una pequeña guía con las características que deben reunir las copas de vino.

Elementos y características de una copa de vino:

  • El material de la copa.

Las copas de vino han de ser de cristal o en vidrio de alta calidad. Con un grosor de poco más de un milímetro. Permitiendo tener una perfecta visibilidad del caldo y un agradable contacto de la copa en los labios.

  • La base o pie.

Esta parte de la copa es la que hace que se mantenga en vertical y en algunas ocasiones, zona por la que el comensal ha de sujetar la copa. Por eso ha de tener una anchura adecuada que dé estabilidad a la copa.

  • El tallo.

La función del tallo es evitar que el catador de vino sujete la copa por el cuerpo. Ya que no tendría visibilidad del líquido y le transmitiría calor, alterando la temperatura del vino. Ha de tener una longitud que impida llegar a la nariz nuestro aroma, contaminando los efluvios del propio vino.

  • El cuerpo.

La forma y el tamaño de la copa influyen en la evolución de los aromas del vino dentro de la copa. Debe tener forma redondeada que es la que permite la correcta oxigenación del líquido. La parte más ancha del cuerpo debe estar por debajo de la abertura o boca de la copa para así encerrar y concentrar los aromas dentro de la copa.

  • La abertura.

La boca de la copa de vino debe tener un diámetro menor que la del cuerpo. Con anchura suficiente para que nariz y boca puedan entrar.

Espero que os sirva esta guía para elegir las copas de vino apropiadas. Y así mejorar la percepción del vino que elijáis. Pero preparar una cata de vinos en casa es complicado.

Si quieres aprender y disfrutar de una buena cata de vinos, lo mejor es recurrir a una empresa experta en la organización de catas de vino. En Amantel Catering, contamos con personal experto en la organización de eventos. Llevamos años celebrando distintos tipos de catering. Entre nuestros servicios de catering a empresas y particulares podemos incluir la cata de vinos.

Aquí podrás participar en la celebración de una cata de vinos. Podrás degustar de unos vinos fantásticos con el mejor maridaje posible. ¿Cuándo quieres empezar vivir la cultura a través de tus sentidos? Disfruta de una cata de vinos en el mejor Servicio de Catering Profesional.

Solicitar presupuesto de catering