Catering para eventos en verano

Consejos para acertar con el menú

Hay que tener en cuenta varios factores a la hora de preparar un catering para el verano. El clima y las horas de luz favorecen la celebración de cualquier tipo de evento. La elección del menú ha de ser acertada, para no arruinar la celebración.

Por ello, Amantel catering nos da una serie de consejos para configurar el mejor menú para un catering veraniego.

  1. Elegir entrantes livianos.

Las cremas frías, como gazpachos, son un acicate y la mejor opción para empezar el menú. Deben de servirse bien frías y en un formato que permita su degustación al aire libre.

Las tendencias para el verano son los ingredientes más novedosos. Aparecen los gazpachos de cereza, sandía… que van sustituyendo al tradicional gazpacho de tomate o a la popular crema francesa, como es la vichyssoise.

Cremas ligeras como los mousses de fresa, calabacines o garbanzos también están haciéndose un hueco en los menús de los catering para el verano.

  1. Acomodar diferentes ensaladas

Las ensaladas son uno de los platos más solicitados por los clientes. Existe una gran variedad de ingredientes para preparar ensalada. Lo ideal es que se preparen dos o tres tipos de ensaladas para poder combinar.

  • Ensaladas más livianas preparadas a base de verduras como lechuga, rúcula, canónigos, tomates, hortalizas… con los tradicionales completos como son los espárragos, queso, huevo duro.
  • Ensaladas un poco más contundentes como son las preparadas con una base de arroz, pasta o patata aliñadas con vegetales o frutas son otra de las opciones que se pueden convertir en el mejor primer plato del menú que forma parte del catering para cualquier evento en verano.
  • Las presentaciones creativas, en formatos individuales pueden ayudar a la decoración y a favorecer la degustación visual del catering.
  • La presentación de crudités, hortalizas crudas cortadas en bastoncillos acompañados con salsas ligeras y refrescantes a base de yogures y quesos, están entrando fuerte en nuestras mesas de verano.
  1. Optar por un plato fuerte que sea ligero

En todo menú ha de haber un plato fuerte, con el que los comensales sacien el apetito. Para el verano, lo mejor es que este plato contundente esté preparado con ingredientes más livianos que los escogidos en otras épocas del año. Para el catering de verano mejor escoger productos como el pescado, el marisco y para aquellos más carnívoros la opción ideal es un plato elaborado a base de ave: pato, pavo o perdiz.

La nueva cocina trae las nuevas presentaciones como son tartar de salmón, tataki de atún rojo… Este tipo de platos, con introducciones y elaboraciones más sugerentes, son la última práctica en gastronomía.

  1. Terminar con el mejor postre.

La combinación de las frutas de temporada con los diferentes helados es el mejor cierre de un menú en el catering de verano. El contraste de acidez con el sabor dulce y las diferentes texturas refrescantes colocan el broche a un evento muy refrescante.

  1. Elegir bebidas refrescantes

A lo largo de todo el evento la bebida no puede faltar. Hay que tener presente que han de combinarse bebidas sin alcohol, como zumos, aguas, bebidas carbonatadas y bebidas muy refrescantes con alcohol, que combinen con los distintos platos.

La base para el mejor menú para un catering de verano es la elección de platos ligeros, con emplatados novedosos, que permitan su degustación en un espacio adecuado. Por eso, la empresa experta en servicio de catering, Amantel Catering, dispone de espacios donde celebrar ese evento veraniego. Con zonas debidamente preparadas, con refrigeración para la correcta conservación de la comida y bebida.

Solicitar presupuesto de catering