Un buen catering para terminar el curso

Canapés en verano

Un lugar según los invitados

Llega el fin de curso. El verano supondrá un tiempo en el que la rutina de colegios, empresas y familias en general se verá alterada. Antes de que este periodo comience y las personas empiecen a cogerse vacaciones, se suelen organizar comidas de verano.

El primer paso para organizar un evento en el que se junten todos los empleados de una empresa o un grupo de amigos es escoger el lugar para realizar el catering. Varios son los aspectos que se tienen que tener en cuenta a la hora de seleccionar un espacio:

  • Número de personas: El lugar de celebración de un catering no será el mismo si quiere ubicar a los 20 miembros de una familia o a los 100 empleados de una empresa. Hay que escoger el espacio que se adapte a la cantidad de gente que va a acudir.

El espacio del catering importa

  • Momento del catering: El verano es una época del año en la que hace mucho calor. Durante el día se pueden superar los 30 grados. Por ello, es muy importante conocer si el evento se va a realizar por la mañana, por la tarde o por la noche. Dependiendo de ello, se puede determinar realizar un catering en el interior de un edificio, colocar unas carpas o hacerlo en unos jardines en los que se estará más fresco una vez haya caído el sol.
  • Ubicación: La ubicación del lugar también es importante para la realización de una comida o cena de empresa.
    • Se puede realizar en las instalaciones del restaurante con el que se va a contratar la comida. El inconveniente en estos casos es hacer llegar la dirección a todas aquellas personas interesadas en asistir.
    • Por otro lado, se puede hacer en algún lugar habilitado por la empresa dentro de sus instalaciones. El ejemplo más claro es que cuente con unos jardines junto a su edificio de oficinas. El punto que se tiene que tener en cuenta en este caso es que se cuente con personal que recoja los restos de comida y suciedad tras el catering. Es un servicio que se puede contratar con la empresa de catering.

Menú de verano

El verano es una época del año en la que el calor aprieta. Las altas temperaturas hacen que nos apetezcan alimentos frescos para refrescarnos. El menú de un catering durante los meses de junio, julio, agosto y septiembre tiene que contener un tipo de alimentos muy concretos:

  • Canapés fríos: Las buenas temperaturas invitan a pasar más tiempo al aire libre. Los caterings que se celebran en espacios exteriores suelen ser de pie. La comida de empresa se realizará a base de canapés con alimentos saludables como frutas, verduras o distintas cremas que ayudarán en combinación de quesos o frutos secos a combatir el calor y tener un fuerte aporte calórico.
  • Ensaladas: Son el plato estrella del verano. Los cocineros de los caterings han dejado de lado la tradicional ensalada ilustrada para innovar con platos frescos y trasgresores. La combinación de frutas, verduras y frutos secos es una buena opción para un catering durante la época estival.
  • Sorbetes: Los primeros se suelen establecer para cambiar el sabor de la boca en un catering entre el pescado y la carne. De naranja, limón o incluso de mojito, refrescan a la par que sirven para descongestionar el paladar entre los platos fuertes del menú.
  • Helado: Es el postre estrella del verano. Puede ser de sabores muy diversos en función de los gustos de cada persona. Cumplirá la función de refrescar a la par que deja un gusto dulce en la boca de quien lo come.

Amantel cuenta con varias opciones para realizar un catering de fin de curso inolvidable. Nuestra amplia experiencia hace que la opción de contratar su evento con nosotros sea de total garantía. Llámenos al 976647217 o escríbanos a amantelcatering@hostaldjuana.com y le haremos un presupuesto sin compromiso.

Solicitar presupuesto de catering