Celebrar una boda en invierno

Celebrar boda en invierno aperitivos foie

El encanto del frío para tu celebración nupcial

Aunque la mayoría de los novios intentan programar su boda para la época del buen tiempo, en la llamada temporada alta, a veces no es fácil encontrar fecha, por falta de iglesia libre, y otras veces es más barato elegir otra época. El invierno no es tan mala idea como pueda parecer al principio. De hecho, tiene algunas ventajas que se adivinan pensando un poco. Sí, porque, por ejemplo, todos tenemos imagen de esas bodas celebradas en pleno calor donde los hombres no pueden más con la corbata abrochada y la chaqueta o las mujeres tienen que hacer milagros con el vestido que literalmente se pega a su cuerpo, o, lo que puede ser peor, en caso de tormenta, terminan empapadas porque han previsto un traje ligero para un día de calor abundante. Es cierto, el verano tiene también sus inconvenientes. Por eso, celebrar una boda en invierno puede ser una buena idea.

Boda en invierno

Las ventajas fundamentales provienen de la alimentación y de la luz natural.

El hecho de que haya menos horas de luz, se traduce, sin embargo, en una mejor elección de la toma de fotos. Los fotógrafos saben que en invierno se obtienen mejores fotos ya que el sol incide en el objetivo en un ángulo menor que durante el verano. Además, es más fácil recordar una boda en Diciembre, por ejemplo, en época navideña, que una boda celebrada en junio.

Respecto a la gastronomía, la oferta gastronómica de temporada nos permitirá tener un menú en el que predominen la caza o los pescados al horno, las cremas calientes y las guarniciones con verduras y hortalizas propias de la estación.

En este sentido, se puede pensar en celebrar una boda en temporada baja y en un entorno como el de los alrededores de nuestra empresa de catering. O mismamente, en Ágreda, en nuestra carpa. ¿Te imaginas caliente dentro de la carpa mientras fuera  el Moncayo nevado te recuerda el frío y te das cuenta de la fecha tan especial que has elegido para tu boda?  Nosotros podemos hacer realidad ese capricho tuyo de casarte en invierno, proporcionándote el sitio y la comida, o sólo la comida, con lo que ello incluye a nivel de servicio. Tú eliges

¿Por qué no un catering en esta estación?

Si finalmente decides hacer un catering para tu boda en invierno, te damos la enhorabuena, porque las bodas de invierno ofrecen una oportunidad única para tratar a tus invitados ofreciéndoles alimentos que no van a tener en la mayoría de las bodas. Puedes además establecer una atmósfera acogedora para la recepción con un cóctel con sabores clásicos de invierno. Estas son algunas de nuestras ideas:

Para aperitivos y como plato principal:

El invierno está muy ligado al mundo de las sopas. Las sopas servidas en invierno durante la hora del cóctel son uno de nuestros aperitivos favoritos. Te podemos sorprender con unas estupendas sopas de pan o sopas de cebolla de nuestra zona.

Otra comida casera de invierno también es muy recomendable para aperitivo de tu boda, como un mini sándwiches de queso a la parrilla, espaguetis diminutos, o albóndigas caseras, raviolis.

Como plato principal, te recomendamos un ternasco con patatas, o nuestra especialidad en pescados, el bacalao. 

celebrar boda en invierno. cordero con patatas

En bebidas

Las bebidas que calientan el cuerpo en invierno pueden tener alcohol: batido de coco, ron, o un vodka,  por poner el caso, pero también pueden ser sin alcohol para todas las edades, como batidos de chocolate o vainilla calientes, etc.

Podemos ofrecerte nuestros cálidos cócteles de autor y ser creativos en la preparación, tanto como tú seas capaz de imaginar.

Solicitar presupuesto de catering